TERMINAMOS NUESTRO TRABAJO POR EQUIPOS

Ya hace más de dos semanas que terminamos nuestro trabajo por equipos. Estoy muy contenta tanto con el proceso como con el resultado.

Cada equipo buscó, recortó, pegó y escribió la imagen de cada animal y planta en una tarjeta de cartulina. Posteriormente escribieron el nombre y decoraron con un marco (no se esmeraron demasiado, je, je)

Una vez acabada esta fase, cada grupo agrupó estas tarjetas siguiendo los siguientes criterios:

  • Mamíferos.
  • Aves.
  • Peces.
  • Otros animales.
  • Plantas.
  • Árboles.

Vimos otros grupos de animales, como los reptiles, anfibios e insectos ya que en las fotografías había un sapo partero, un lagarto ocelado y una abeja.

En clase, ya habíamos visto alguna de las características de cada grupo y no les costó nada.

Posteriormente hicimos un libreto con las tarjetas de cada grupo.

Nada más terminarlo hicimos una asamblea de evaluación en  la que el/la responsable de cada equipo expresaron cómo se habían sentido, si creían que todos los miembros de su grupo habían colaborado o habían participado poco. Si alguno o alguna opinaba de forma diferente podían rebatir, claro. Lo cierto es que para lo pequeños que son han estado muy acertados en las valoraciones y solo ha habido alguno que no ha sido muy fiel a la realidad.

Los encargados y encargadas de equipo han hecho un gran trabajo aunque en algún caso ha habido cambios. Esto es un proceso de aprendizaje para todos.

Conforme se iban valorando y teniendo presente la rúbrica de evaluación hemos ido colocando los sellos en las hojas de evaluación. Por un lado se ha realizado una valoración por equipos y otra individual.

 

Esta presentación realizada hace algunos años nos ha servido de ayuda:

TRABAJOS EN EQUIPO CON RÚBRICA DE EVALUACIÓN

Este proyecto sobre Extremadura  lo he repetido varias veces y nunca he realizado las mismas actividades. Los peques te van llevando por caminos muy diferentes.

Hace un par de semanas los niños trajeron de casa un listado de animales y plantas de Extremadura. Con ese listado estamos haciendo un trabajo en equipos que consiste en recortar animales de folletos, pegarlas en tarjetas, escribir el nombre y decorar el marco de cada tarjeta.

Como no teníamos todos los animales en imágenes yo me he encargado de buscarlas para completar el listado realizado.

Llegó el momento de formar los equipos. A cada uno les puse una pegatina  diferente en el dorso de la mano y tenían que buscar quienes de ellos tenían la misma para así hacer los grupos. Evidentemente mi propósito era que los equipos estuviesen equilibrados tanto en número de miembros como en compatibilidades e incompatibilidades; incluso en algún caso particular puse juntos a niños que entre ellos no son “demasiado amigos” para que aprendieran a trabajar juntos. Seguidamente entre los miembros de cada grupo intentaron ponerse de acuerdo para ver quien era el encargado de cada uno y  como no podía ser de otra forma, casi todos querían el puesto, je, je. Siempre les digo que cuando no se ponen de acuerdo en algo, lo echen a suertes con una retahíla. Y eso hicimos.

Los encargados y encargadas iniciales de cada equipo fueron: Clara, Arturo, Aaron, Mar y Aitana.

Posteriormente les mostré estas rúbricas de evaluación para que supieran lo que tenían que hacer y conseguir la máxima puntuación. Estas rúbricas las tengo en la pantalla de la pizarra digital cada vez que le dedicamos un rato al trabajo en equipo, recordamos lo que significa y así todos saben qué es lo que se les va a valorar.

Una vez hechos los equipos realizaron la ficha de equipo y se pusieron un nombre:

Y a trabajar:

Hemos tenido que hacer algún reajuste en los equipos y cambios de encargados ya que la persona que coordina a cada grupo es la que se encarga de repartir materiales, tarjetas y funciones. El encargado tiene que ser el que más trabaja.

Aquí os muestro este video de como lo están haciendo. Cuando terminen completamente el trabajo  haremos la evaluación con la rúbrica y os lo enseñaremos.

Si esto lo hiciéramos desde pequeños el trabajo en equipo y ponerse de acuerdo en la edad adulta sería mucho más fácil.

¿No os parece?

 

 

 

JUEGO DE PISTAS CANINAS

El viernes pasado realizamos un juego de pistas dentro y fuera de clase, aunque los peques le han llamado rescate, que es lo que hace la Patrulla Canina.

Para comenzar el juego tenían que ponerse sus escudos: el de la Patrulla y uno personalizado. Les quedaron muy bonitos.

Cada pareja tenía seis huellas de un color y un número correlativo del 1 al 6. De esta forma sabían las pistas que tenían que encontrar y en qué orden.

De igual manera cada pareja llevaba una bolsa con una barra de pegamento, un lápiz y una goma y lo más importante: un plano del pasillo del colegio y fotografías del patio desde diferentes ópticas con una señal en donde debían buscar las pistas.

Las pruebas no eran demasiado complicadas y cada pareja las tenían que hacer conforme las fuesen encontrando (dentro de los sobres de las pistas caninas). Por supuesto cada pareja tenía un orden diferente para no coincidir muchos niños en la misma prueba:

  • Ordenar diez números que estaban desordenados. Cada pareja de niños y niñas tenía una diferente en función de su madurez. Los había del 1 al 10, del 10 al 20, 20-30, 30-40, 40-50.
  • Encontrar y unir fotografías de perros a los que le faltaba la mitad de su cuerpo.
  • Unir unas palabras con su imagen y en algunos casos frases.
  • Completar una casita de descomposición numérica.
  • Realizar una serie de distinta complejidad.
  • Encontrar un objeto enterrado en el arenero (ésta era la última prueba que realizaban al finalizar las cinco restantes)

Lo más importante de este juego era comprobar la autonomía de cada pareja, su capacidad de orientación en el espacio  con la ayuda del plano y el  trabajo en equipo. Yo estaba de un lado para otro controlando que no hubiese problemas, pero eran ellos y ellas los que tenían que buscar, encontrar y resolver. Acudieron a mí muy pocas veces y la mayoría de ellos llegaron al final del recorrido con ninguna o poquísima ayuda.

El juego duró aproximadamente una hora y cuarto (la preparación del mismo bastante más) pero mereció verles con tanta ilusión y soltura. Estoy muy contenta con ellos y ellas.