SOMOS RUPESTRES

Somos rupestres… en cierta medida creo que  deberíamos volver a los orígenes, al menos en algunas cosas: respeto a la naturaleza, vivir de la tierra, valorar las pequeñas cosas del día a día.

Hoy hemos visitado las pistas deportivas de Fuente Rocha ya que en ellas se encierra un bonito tesoro: las pinturas que Raúl Papoose  ha realizado para el barrio utilizando los materiales que hace miles de años usaron los cavernícolas.

A pesar de la lluvia, el paseo y que algunos peques estaban más revoltosillos de la cuenta, creo que ha sido un gran día. Las experiencias y las vivencias no se olvidan y espero que ésta sea una de ellas.

Nuestro paseo ha sido bonito, algunos hasta pensaban que estábamos fuera de la ciudad, como Sergio que nos ha dicho que estábamos en Garrovillas. Y es que el Barrio de San Blas y las huertas aledañas nos transportan a otro lugar y casi a otro tiempo.

Hemos atravesado la ribera del río Marco, que fue muy importante para el asentamiento de los primeros pobladores de Maltravieso.

Hemos conocido algunas huertas en un paseo muy bonito:

Y también nos ha gustado ver Fuente Rocha:

Nos han caído algunas gotas de agua, pero Raúl nos ha dejado protegernos en un taller que tiene al lado de las pistas y que nos ha dejado sorprendidos ya que tiene animales disecados, animales que previamente habían muerto por accidentes.

Y cuando ha dejado de llover…nos tenían preparada una rústica mesa con los minerales y utensilios para preparar los pigmentos.

La selección de fotografías la he realizado con las que he realizado yo y con las que ha hecho Benjamín Domínguez, un amigo de Raúl que ha estado con nosotros casi todo el tiempo.

Ha sido de agradecer su atención ya que hace pocos días se partió la muñeca y en todo momento ha estado muy atento.

Con los pigmentos preparados, los peques han dejado su huella en las pistas decoradas “a lo rupestre”:

Hemos tenido que hacerlo rápido ya que el tiempo ha estado un poco loco y no nos podíamos arriesgar a más lluvia…ha sido un ratito en el que estaban nerviosillos ya que los charcos de la pista también llamaban su atención.

Y hemos observado las pinturas: el mamut, los bisontes, la mujer cazadora, el clan cavernícola,las letras de Papoose…

Desde aquí quiero agradecer a Raúl Papoose y a su amigo Benjamín, a Fátima, Juan Carlos y Maria Jesús su colaboración.

Aquí os dejo este video de las pinturas de Raúl Papoose y no dejéis de visitarlas.

LOS ALUMNOS Y ALUMNAS DE 6º DE PRIMARIA NOS HABLAN DE LAS PINTURAS RUPESTRES

Una de las características de los proyectos es contar con la colaboración externa de personas expertas sobre el tema que se está trabajando. A mí me encanta contar con los mayores del cole ya que de esta forma el servicio es muto; los peques aprenden de los mayores y los mayores exponen su trabajo con lo que esto conlleva: preparación del material, organización y exposición oral.

Desde luego es un lujo contar con la colaboración de niños y niñas tan implicados, así que aprovecho para agradecerles su trabajo y su tiempo, así como a sus maestros y maestras por dejarles.

Nos han contado que los primitivos pintaban en las paredes de las cavernas, que pintaban animales y personas cazando y que se cree que la razón por la que pintaban era para tener suerte en la caza.

Nos han contado también los materiales que usaban como pintura:

*Piedras machacadas: sílex, carbón, arcilla..

*Hierbas.

*Sangre de animales que cazaban.

*Caca.

*Resina de los árboles.

*Grasa animal.

A los peques les ha llamado mucho la atención y Diego ha traído un trozo de sílex para que lo viesen y tocasen. Le han explicado que machacaban las piedras hasta hacerlas polvo y que posteriormente las mezclaban con la grasa, la sangre, la caca..

También nos han contado que en Cáceres hay una cueva, la de Maltravieso y que en ella hay pinturas de manos.

Carlota enseguida ha dicho que podríamos ir de excursión.

Y después algunos niños y niñas han pintado la huella de la mano en la pared de nuestra caverna. El resto lo haremos poco a poco otro día.

Me ha gustado mucho como lo han hecho y la desenvoltura que tienen.

¡Muchas gracías, chicos y chicas!

EXTREMADURA PREHISTÓRICA

Para encontrar el tesoro estamos realizando un recorrido por las distintas fases de la historia extremeña. Nos vamos de excursión a lugares significativos y vamos encontrando pistas. Ya hemos terminado la prehistoria y les ha gustado mucho.

Esta es la presentación que estamos utilizando para este recorrido por la historia. La hice hace años para otro grupo de niños y niñas:

Con la pista que encontramos en el Museo Provincial de Cáceres fuimos al Centro de Interpretación de la Cueva de Maltravieso. Allí nos esperaba Cristina.

 El centro está al lado de la cueva que habitaron nuestros antepasados pero  no se puede visitar porque las pinturas rupestres  sufren daños.

Nos sentamos alrededor de la hoguera y nos contaron el cuento de Talut, un habitante de Maltravieso:

Con él aprendimos que en Cáceres, hace miles de años había hienas, uros y hasta rinocerontes y también aprendimos que lo que más les asustaba era el fuego.

Visitamos una réplica de la cueva con las pinturas de las manos.


 Vimos un documental en el que un cazador primitivo esperaba su final dentro de la cueva después de haber cazado un oso. Les impactó.


Nos mostraron como se hacían las puntas de lanzas con las piedras y huesos y cómo los antiguos cazadores se colocaban un brazalete en el antebrazo para protegerse del roce de la cuerda del arco:

Han visto como fabricaban lamparitas con la grasa que había en el interior de los huesos (tuétano):


 Han comprobado cómo hacían fuego frotando palos o piedras de pedernal.

Y con pigmentos naturales, tal y como los trituraban los cavernícolas, han dejado su huella en una “pared”. Todos querían dejar una mano de cuatro dedos, como la original.


Les ha gustado mucho hacerlo:


Como era de esperar, todos estaban intrigados ya que no encontraban ninguna pista, así que entramos de nuevo a la cueva y encontramos un papel que leyó Gonzalo muy bien. En este papel nos invitaba a imaginar de quién sería la mano de Maltravieso y por qué tenía cuatro dedos. Y nos dejaba una pregunta: después de los cavernícolas llegó el pueblo romano y fundó una ciudad en Cáceres. ¿Cómo se llamaba esa ciudad? Bueno, eso lo dejo para la siguiente entrada.


En el cole seguimos con Extremadura en la prehistoria e hicimos dólmenes de arcilla (como los de Valencia de Alcántara):

 Y volvimos a dejar nuestra huella en un  papel, para tenerla de recuerdo en nuestra carpeta del proyecto. Mientras yo pulverizaba las manos con pintura, fueron los niños los que hicieron las fotos.


¡Es increíble lo rápido que aprenden!