VAMOS AL TEATRO

Hoy hemos ido al Gran Teatro. Está actividad la teníamos prevista desde principio de curso. 

La obra de teatro a cargo de la compañía Transeduca es “El monstruo de colores”, una adaptación del libro que tan bien conocen, que trabajaron  con Tedo y que cantamos en Navidad.

La puesta en escena les ha gustado a casi todos, aunque  Gloria y Diana no estaban muy convencidas…

Un teatro muy visual aunque poco participativo.

 

PINTAMOS LA BARRIGA A LA MAMÁ DE VALERIA

Como viene siendo habitual en la clase, hemos pintado la barriga a otra mamá embarazada. Le ha tocado a la mamá de Valeria.

Los niños y niñas le han pintado una mariposa (a decisión de Valeria, lógicamente) y de esta  forma tendrán un bonito recuerdo para cuando nazca.


Muchas gracias Rocío por dejar que vivamos esta experiencia.

NOS VISITA LA MAMÁ DE JULIA

Cómo viene siendo habitual en mi clase, ha venido otra mamá para que le pintemos la barriga. 

Esta actividad la hago desde hace muchos años y es una bonita experiencia para todos.

Raquel, la mamá de Julia se ha prestado de mil amores y a Julia le ha hecho mucha ilusión. Será un bonito recuerdo que compartirá con su futuro hermano.

 

EXPERIENCIA CON HOJAS DE OTOÑO

Este año hemos querido traer el otoño al cole. Papis y mamis han recogido muchas hojas y con ellas hemos hecho esta experiencia.

La idea era muy sencilla: dejar que los peques experimentasen con el gimnasio lleno de hojas e intervenir lo mínimo posible.

Sólo había una consigna: No hacer daño.

Esta ha sido su primera impresión.

Después han empezado a jugar con ellas. Se lo han pasado genial. Han lanzado hojas solos, las han tocado, amontonado…

Poco a poco se han ido agrupando.

Se han ido quitando los zapatos y se han ayudado.

Comienzo a introducir algún material. Sólo cajas de cartón. Poco a poco Sara comienza a jugar con ellos.

¡Qué bien se lo han pasado con tan poquito!

¡Muchas gracias a las familias por vuestra colaboración!

Y por supuesto a Sara, Adrián, Aurelio y a los niños mayores por ayudar a recoger.

PROPUESTA DE COLABORACIÓN

Esta es la primera vez que público un texto que no lo he redactado yo. Hace unos días recibí una propuesta de colaboración de parte de Carla Martínez, trabajadora de una red de centros de mayores.  Se encarga  de crear contenido  para la web de dichos centros y han realizado algunos proyectos intergeneracionales. 

Personalmente me parece muy interesante y creo que en nuestro trabajo de clase deberíamos tener más en cuenta a los mayores e incluirlos en nuestro día a día.

Este es el artículo de Carla Martínez y le he dado cabida aquí:

 “El salón de clases es un lugar privilegiado: es el espacio en que los niños desde su más pequeña edad aprenden a convivir con sus pares. En casa podemos rodearlos de amor y de elementos que los estimulen, pero ese valor agregado de estar con muchas personas de su misma edad en un ambiente neutro es algo que el salón de clases puede brindar muy bien.

Pero más allá de aprender, jugar y convivir con otros pequeños de su edad, un niño puede nutrirse mucho de la convivencia con personas de otras edades. Ya en la vida familiar de los pequeños hay varias interacciones de este tipo, pero comúnmente están terciadas por una relación jerárquica: los padres y abuelos en ocasiones, por ser responsables de los niños, no se sienten en la capacidad de jugar con ellos y establecer vínculos de amistad.

Es por ello que dentro del salón de clases puede resultar muy interesante experimentar con la inclusión de animadores y voluntarios de otras edades.

Desde las escuelas secundarias (ESO), se puede establecer relaciones de intercambio y promover que adolescentes que se presten a jugar con los pequeños. Que se sienten con ellos a leer, a jugar con masa, a hacer juegos simbólicos. También se pueden establecer relaciones con residencias para el cuidado de ancianos, y las personas mayores podrán interactuar en un marco de igualdad con los niños pequeños, leyendo para ellos, cantando con ellos.

Este tipo de interacción intergeneracional permite a los niños pequeños aprender que no todo mundo ve las cosas con los mismos ojos, que tenemos distintas necesidades y puntos de vista, pero que compartimos sentimientos, emociones y pequeños elementos de diversión. Ello desarrolla una empatía que es muy positiva, pues es un valor indiscutible de la convivencia social.

La participación voluntaria de hermanos, tíos y abuelos en el salón de clases ya es un plus que podemos trabajar en el aula de forma dinámica e interesante, buscando siempre nutrir la inteligencia emocional de los pequeñitos y llenar de estímulos positivos su construcción como personas sociales empáticas y comprensivas.

Armar un proyecto educativo en torno a estos elementos de convivencia entre generaciones puede ser realmente interesante. ¿Lo ponemos en el tintero?

¿Os parece interesante reservar un espacio amplio en la escuela para las relaciones intergeneracionales?

BIODANZA PARA MEJORAR LAS RELACIONES

Está siendo todo un acierto realizar con los niños y niñas este tipo de actividades. Les está ayudando a expresar sentimientos, exteriorizar temores, deseos… o incluso sólo para divertirse y relajarse.  No suelo grabar porque la mayoría de las veces necesito estar muy  pendiente de la música o de algún niño o niña al que le cuesta entrar dentro de la dinámica.

En estos videos muestro como con la ayuda de la música tenían que buscar pareja. Aquí podemos ver muchos tipos de búsqueda: los hay que lo tienen claro y con un solo vistazo se deciden. También los hay que pese a darse cuenta de que la pareja que quieren ya ha hecho su elección, siguen intentándolo. También hay tríos indecisos que les gustaría ser pareja de tres como ellos dicen, niños y niñas que rápidamente toman la iniciativa y otros que esperan a ser elegidos…

Cuando hemos terminado de elegir las parejas hacemos una pequeña asamblea en la que expresamos si estamos contentos. Es importante que se encuentren cómodos. Al principio había conflictos por la elección de parejas, pero ya han aprendido a aceptar a todos los compañeros y compañeras aunque tengan lógicamente sus preferencias.

En esta ocasión había que imitar movimientos de nuestra pareja.

Es una actividad muy buena para potenciar las buenas relaciones.

 

SEMANA DE FIESTA DE OTOÑO Y HALLOWEEN

Este año me ha dado mucha alegría comprobar como recuerdan todos los frutos de otoño que hemos estado conociendo durante los años de infantil, algunos difíciles de recordar ya que no los consumen habitualmente, como la chirimoya, el caqui, el boniato, etc.

Como todos los años hemos hecho una exposición de frutos de otoño, tanto carnosos como secos y durante la semana hemos ido comiéndolos.

También ha habido un concurso de calabazas en el que podían participar todos los niños y niñas del cole y ha sido un éxito, con 83 calabazas.

En clase cada alumno y alumna ha hecho un dibujo terrorífico y los mayores un relato de terror, que también han sido premiados.

Y como colofón, hoy viernes han venido algunos familiares a asar castañas para todo el cole, acto que agradecemos sinceramente. Además se han repartido los premios a los dibujos, relatos y calabazas. Nuestro compañero Adrián ha sido ganador del premio de dibujo.

Como ha sido un día terrorífico, ha habido de todo, desde cuentos de miedo, como la bruja rechina dientes, baile con disfraces y emociones de miedo….viendo el videoclip de Thriller de Michael Jackson.

 

Y ya que nos tocaba taller de biodanza, hemos aprovechado para bailar. No ha sido una sesión al uso, pero se lo han pasado….de muerte.

 

EL GRUPO SE HACE MÁS PEQUEÑO

Hay veces en que hay que tomar decisiones importantes, como la de cambiar de ciudad. No es fácil para nadie, pero estos pasos que damos en la vida nos hacen más fuertes, más decididos y más autónomos.

Álvaro Preciado se marcha a otro lugar, a Chipiona nada más y nada menos, muy cerquita de la playa. Está muy contento ya que es un lugar que le gusta mucho. Hoy hemos aprovechado para ver en la PDI dónde está Chipiona y su nuevo cole.

Deseamos que en su nuevo hogar se sienta muy feliz y que lo reciban en el nuevo colegio estupendamente. Aquí lo echaremos de menos, aunque esperamos que nos escriba alguna vez.

¡Un beso muy fuerte!