EXTREMADURA PREHISTÓRICA

Para encontrar el tesoro estamos realizando un recorrido por las distintas fases de la historia extremeña. Nos vamos de excursión a lugares significativos y vamos encontrando pistas. Ya hemos terminado la prehistoria y les ha gustado mucho.

Esta es la presentación que estamos utilizando para este recorrido por la historia. La hice hace años para otro grupo de niños y niñas:

Con la pista que encontramos en el Museo Provincial de Cáceres fuimos al Centro de Interpretación de la Cueva de Maltravieso. Allí nos esperaba Cristina.

 El centro está al lado de la cueva que habitaron nuestros antepasados pero  no se puede visitar porque las pinturas rupestres  sufren daños.

Nos sentamos alrededor de la hoguera y nos contaron el cuento de Talut, un habitante de Maltravieso:

Con él aprendimos que en Cáceres, hace miles de años había hienas, uros y hasta rinocerontes y también aprendimos que lo que más les asustaba era el fuego.

Visitamos una réplica de la cueva con las pinturas de las manos.


 Vimos un documental en el que un cazador primitivo esperaba su final dentro de la cueva después de haber cazado un oso. Les impactó.


Nos mostraron como se hacían las puntas de lanzas con las piedras y huesos y cómo los antiguos cazadores se colocaban un brazalete en el antebrazo para protegerse del roce de la cuerda del arco:

Han visto como fabricaban lamparitas con la grasa que había en el interior de los huesos (tuétano):


 Han comprobado cómo hacían fuego frotando palos o piedras de pedernal.

Y con pigmentos naturales, tal y como los trituraban los cavernícolas, han dejado su huella en una “pared”. Todos querían dejar una mano de cuatro dedos, como la original.


Les ha gustado mucho hacerlo:


Como era de esperar, todos estaban intrigados ya que no encontraban ninguna pista, así que entramos de nuevo a la cueva y encontramos un papel que leyó Gonzalo muy bien. En este papel nos invitaba a imaginar de quién sería la mano de Maltravieso y por qué tenía cuatro dedos. Y nos dejaba una pregunta: después de los cavernícolas llegó el pueblo romano y fundó una ciudad en Cáceres. ¿Cómo se llamaba esa ciudad? Bueno, eso lo dejo para la siguiente entrada.


En el cole seguimos con Extremadura en la prehistoria e hicimos dólmenes de arcilla (como los de Valencia de Alcántara):

 Y volvimos a dejar nuestra huella en un  papel, para tenerla de recuerdo en nuestra carpeta del proyecto. Mientras yo pulverizaba las manos con pintura, fueron los niños los que hicieron las fotos.


¡Es increíble lo rápido que aprenden!

Publicado por

tumeaprendes

Maestra de Educación Infantil. Trabaja actualamente en el CEIP Delicias de la provincia de Cáceres en Extremadura. En constante renovación pedagógica. Amante de la lectura y la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *